Divertirse con lo que hacemos para tener éxito

Mientras que el ocio es más bien una forma de entretenimiento o descanso, la diversión implica participación activa, pero de una manera refrescante y alegre.

Foto de Alex Kotliarskyi en Unsplash

Todos tenemos una idea de lo que es divertirnos, pero es posible que en el contexto laboral no encaje. Pasarlo bien, disfrutar, incluso reírse, pueden ser aspectos de nuestro trabajo también, sí. Y no solo eso, pueden ser determinantes para conseguir éxito en éste. Pero no los únicos.

Divertido, divertida

Que divierte o hace pasar el tiempo de manera alegre y entretenida. (Oxford Languages)

La diversión es el uso del tiempo de una manera planeada para el refresco terapéutico del propio cuerpo o mente. Mientras que el ocio es más bien una forma de entretenimiento o descanso, la diversión implica participación activa, pero de una manera refrescante y alegre. (Wikipedia)

 

Primero, tener claro lo que es el “éxito” laboral para nosotros

Abordaremos este aspecto en otro artículo, pero sí es importante tener claro que cada uno podemos, y debemos, tener bien definido que es el éxito y, también, cuándo sabremos si lo hemos alcanzado. Aquí algunos ejemplos. ¿Te identificas con alguno? ¿Con varios?

El éxito laboral para mí es…

  • Tener una determinada remuneración mensual (o anual).
  • Trabajar en una categoría/puesto profesional o realizando trabajos concretos.
  • Ser un profesional reconocido/a en mi empresa, equipo, sector, etc.
  • Conciliar mi vida profesional con la personal y familiar.
  • Viajar y conocer países, culturas y personas nuevas mientras trabajo.
  • Aprender continuamente nuevos conocimientos, habilidades, etc., a la vez que trabajo.
  • Aportar soluciones nuevas a mis clientes/usuarios con mi trabajo.

¡Y podríamos continuar!

Divertirse en el trabajo para tener éxito

Si tenemos claro qué es el éxito para nosotros, y qué pruebas necesitaremos para saber que estamos en el camino de conseguirlo (o haberlo conseguido), entonces podemos enfocarnos en si podemos, y cómo, «divertirnos» realizando el trabajo con el que alcanzarlo.

No todos los trabajos son “divertidos” en el sentido de alegría, de reírse, cierto; pero si analizamos las definiciones anteriores, encontramos conceptos relacionados con la diversión que seguramente podamos aplicar nuestro a nuestro trabajo. ¿Lo vemos?

Si trabajamos de cara al cliente final…

La atención al cliente no es siempre fácil. Todos tenemos nuestro propio “humor” cada día, y a veces pueden producirse “choques” inesperados. Sin embargo, atender a otras personas ofrece retos importantes, como por ejemplo:

  • mejorar nuestra habilidad para satisfacer al mayor número de personas posibles. Suele pasar que los clientes “duros” (exigentes) son aquellos que más nos ayudan a mejorar. ¿Quién es más «fácil» que pueda cambiar?
  • Aumentar nuestra capacidad creativa para averiguar qué necesita nuestro cliente, y proporcionárselo.
  • Trabajar nuestra habilidad de negociación para cerrar ventas.
  • Aumentar nuestro conocimiento sobre aquello que ofrecemos para responder cualquier pregunta de un cliente e, incluso, poder asesorarle mejor.

En este contexto “divertirse” podría ser: aprender habilidades, expandir nuestra creatividad, relacionarse… Además de conocernos mejor a nosotros mismos, de lo que somos capaces. ¡Y podríamos continuar!

Si trabajamos con «máquinas»…

Trabajar con máquinas, o similar, y no tan directamente con personas, ofrece también posibilidades para divertirse.

  • Aumentar nuestro conocimiento sobre el mecanismo, de manera que podamos resolver el mayor número posible de incidencias, mejorar su rendimiento y resultados.
  • Investigar posibilidades de aplicación de esa máquina para otras funciones, servicios o productos, de forma que podamos aumentar su productividad.
  • Mejorar nuestra habilidad para su manejo, de forma que podamos mejorar la calidad de los productos obtenidos, o el servicio prestado. Esto es particularmente importante para reducir reclamaciones de clientes, por ejemplo.

En este contexto “divertirse” sería: aprender, investigar ámbitos nuevos, mejorar nuestras habilidades… Y sin duda, también podríamos continuar.

Si trabajamos creando…

En este último ejemplo, entre otros muchos que podríamos poner, nos referimos a quienes trabajan con su mente para música, campañas, etc. Es sin duda un campo que ofrece muchas opciones para divertirse.

  • Investigar en otras obras o recursos para obtener nuevas ideas.
  • Aprender conocimientos y cómo usar instrumentos (musicales, de trabajo con materiales, etc.) para crear nuevas obras.
  • Crear nuevos conceptos, hasta el momento inexistentes, en el ámbito de trabajo.

En este apartado la “diversión” podemos entenderla de muchas maneras: como investigación y aprendizaje, creación en estado puro, experimentación. Y también, podríamos continuar profundizando.

Y hasta aquí esta historia con la que hemos compartido algunas reflexiones acerca del “éxito en el trabajo” y cómo poder alcanzarlo. Hay muchas maneras de «divertirnos» realizando nuestro trabajo, y si lo conseguimos, estaremos en el camino de alcanzar el/nuestros «éxito». Y siempre, con buena disposición, compromiso y afán de superación.

“Las personas rara vez tienen éxito a menos que se diviertan con lo que están haciendo.”

Dale Carnegie

Más historias con esencia

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?