La importancia de los insectos en nuestro día a día

Vivimos en un ecosistema que, aunque no lo parezca, es mucho más frágil de lo que pensamos.

Por desgracia hemos vivido importantes catástrofes naturales ocasionadas por el ser humano y tomado conciencia de su tremendo impacto negativo, pero tratándose del cuidado del medio ambiente, hasta los detalles más pequeños importan.

En este artículo queremos reparar en algo cuya  su relevancia pueda escaparse a nuestra comprensión. Se trata de la importancia que tienen los insectos (como la abeja, por ejemplo), en que el mundo y nuestro modo de vida sean hoy como los conocemos.

El hecho es que en los últimos 40 años, mientras los humanos hemos duplicado nuestra población, la cantidad de insectos se ha reducido casi a la mitad. Y esto es algo de lo que tomar conciencia, pues los alimentos y el agua de los que dependemos todos los días están sustentados por insectos.

La función fundamental de los insectos es la polinización que fertiliza la mayoría de los cultivos y flores silvestres del planeta. Especies como las abejas o las hormigas contribuyen a la dispersión de semillas en bastas dimensiones de terreno. Los insectos también participan en la transformación de otros elementos orgánicos como madera, plantas y animales para convertirlos en otros nutrientes. Y también, por último, los insectos son la comida para otros animales. Si la cantidad de insectos baja sustancialmente, otros seres vivos como aves y reptiles correrán peligro también.

A pesar de todo esto, puede ser todavía complicado entender la importancia que tienen en el ecosistema los insectos, pero en esta frase Anne Sverdrup-Thygeson queda bien explicado:

“Los sistemas de la naturaleza son como una hamaca en la que descansa la humanidad: puedes sacar algunos hilos, pero en algún momento la tela se desenreda y luego vienen las consecuencias”.

En este artículo queremos reconocer y agradecer a nuestro compañero David que nos haya ayudado a tomar conciencia de la importancia de estas pequeñas criaturas, los insectos. Él es apicultor y conoce muy de cerca la relevancia de la labor de la abeja, y es un firme defensor de ésta (como nosotros, desde ahora). Es una historia que nos ayuda a conocer que el respeto y la honestidad se deben poner en valor hasta en los detalles más pequeños.

Más historias con esencia

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?